1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer

¡¡¡¡PICA AQUÍ!!!!

¡¡¡¡ATENCIÓN!!!!Todas aquellas personas que tengan fotos que quieran publicar en esta página web, no tienen más que decirlo, pasaré por su casa a recogerlas y las devolveré una vez escaneadas. Los que estéis fuera de Sahagún, las podéis escanear y mandármelas a mi correo: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. ,por un privado a 'Facebook' o bien por correo normal a José Luis Luna González. C/San Juan de Sahagún, 14 - SAHAGÚN 24320

EQUIVALENCIA DE PESOS Y MEDIDAS

 MEDIDAS DE CAPACIDAD

 Provincia

 Áridos

 Líquidos

León
Zamora
Valladolid
Palencia

 1/2 fanega = 27 litros
 1/2 fanega = 27,74 litros
 1/2 fanega = 27,39 litros
 1/2 fanega = 25,25 litros

1/2 arroba = 8 litros
1/2 cántara = 7,98 litros
1/2 cántara = 7,82 litros
1/2 cántara = 7,88 litros

 EQUIVALENCIAS (1)

 Agrarias

 Áridos

 Líquidos

1 carga = 4 fanegas
1 fanega = 2 cuartos 
1 iguada = 4-6 cuartas
1 cuarta = 100 palos
1 fanega = 12 celemines

1 cahiz = 12 fanegas
1 fanega = 12 celemines
1 ochavo = 4 ochavillos
1 cuartillo = 4 ochavos
1 celemín = 4 cuartillos

1 pellejo = 2 cántaras
1 cántaro = 8 azumbres
1 arroba = 25 libras
1 cuartillo = 4 copas
1 azumbre = 4 cuartillos

(1) Equivalencias de uso común en León y Castilla la Vieja sin convertir al sistema métrico decimal, y extraídas principalmente de los apeos y demás fuentes documentales.

 

 

PEÑA EL ORUJO

 

Los Enigmas de San Benito de Sahagún

 

 

LA FUNDACIÓN

Hay dos misterios en la Semana Santa de Sahagún que se han  mantenido sin resolver a lo largo de los años: uno es el peso del Santo Sepulcro (vulgo “Urna”) y otro es la fecha exacta de la fundación de la Cofradía de Jesús Nazareno y Patrocinio de San José. Del primero no vamos a hablar dado que estamos todos prácticamente de acuerdo en seguir manteniéndolo así: es una de las causas que facilitan el debate y, diría más, la magia que para los portadores de esa imagen tiene su “Santa Lleva”. Ocasiones ha habido para que ese misterio quedase resuelto, pero la Cofradía, con buen criterio, nunca ha querido aclararlo.

 

   Sin embargo, algo distinto ocurre con el segundo misterio, el de la fecha de fundación de la cofradía, cuyo esclarecimiento sería sin duda de gran importancia para conocer nuestra Cofradía y su devenir histórico. Grandes investigadores como Teresa Baillo, el Padre Albano, Margarita Torres o Juan Manuel Cuenca Coloma, entre otros, han escrito mucho y muy bien sobre nuestra institución, sin llegar, no obstante,  a acreditar fielmente esa fecha fundacional. Y eso que algunos han realizado importantes hallazgos. Así, por ejemplo, el Padre Albano, en su libro “La Cofradía de Jesús Nazareno” (Ediciones Lancia, 1996), nos facilita algunos datos históricos que sitúan la existencia de la Cofradía en la segunda mitad del siglo XVI, entre los años 1580 y 1590. A esa conclusión llega el investigador tras revisar dos testamentos: el de María Poza, que en 1583 ordena que para su entierro avisen a la Cofradía de la Vera Cruz y a la de Jesús Nazareno, y el de Juan Blanco, que en 1590 deja por escrito la misma petición, precisando esta vez, además, los lugares donde se encuentran las dos cofradías: San Tirso y San Lorenzo. Hay también constancia de que en 1542 existía un Hospital del Nombre de Jesús, que posiblemente estuviera al cuidado de la Cofradía de Jesús Nazareno. La documentación que acredita estos datos se encuentra en los protocolos notariales de la Villa de Sahagún, depositados en el Archivo Histórico Provincial de León y en la documentación que se salvó de los diferentes incendios que sufrió nuestro Monasterio. Probablemente, si los protocolos del Archivo Provincial estuvieran digitalizados, sería más fácil encontrar documentación acreditativa de la existencia de la Cofradía en el siglo XVI, pero de momento esto no es así y cualquier labor de investigación se convierte en un asunto que requiere un esfuerzo ciclópeo por la cantidad ingente de documentos que existen en el mencionado Archivo.

 

   Así pues, encontramos a la Cofradía de Jesús Nazareno a finales del siglo XVI realizando las labores propias de la misma, aunque seguimos sin poder dar una fecha exacta de su fundación. El Decreto de Inocencio X en 1652, único documento histórico que conserva la  Cofradía (no original, por supuesto) y la construcción de la Capilla de Jesús Nazareno en el mismo siglo nos sitúan ya fehacientemente a la Cofradía, en plena actividad, a mediados del siglo XVII. Estos dos hechos están datados históricamente, ya que la escritura sobre la construcción se conserva íntegra en el mencionado Archivo Histórico Provincial de León. Remito al libro del Padre Albano para el conocimiento de todos los pormenores acerca de la construcción de la Capilla.

 

Entre 1590 y 1652 había hasta hoy un vacío documental (los investigadores no citan testimonios entre esas dos fechas) que nos haría pensar que la Cofradía o no existía o no tenía actividad, lo cual, según me dispongo a demostrar, está muy lejos de ser cierto. Dado el fervor religioso de aquella España, baluarte de la Contrarreforma, ya parecía improbable que la Cofradía sufriera un parón precisamente esos años, más aun teniendo en cuenta que fue entonces cuando se fundaron muchas de las cofradías que existen en la actualidad con ese nombre (León, Palencia o Medina de Rioseco) y que tienen la suerte de conservar documentación acreditativa de ese hecho. Esta hipótesis se confirma con la aparición de un documento que me atrevo a calificar de histórico y que servirá para datar exactamente la fecha sino de la fundación inicial de la Cofradía, sí de su refundación tal y como la conocemos ahora.

 

Para rastrearlo hubo que retroceder hasta los duros años de la Guerra Civil. Hay que recordar que la Semana Santa, salvo en el año 1931, en el que no hubo procesiones, nunca dejó de celebrarse en nuestra villa y que, además, a partir de 1936 su celebración adquirió, si cabe, una mayor importancia. Durante aquellos años el autodenominado“bando nacional”, con el objetivo de exaltar los valores católicos en las zonas ocupadas,retransmitía con frecuencia a través de la radio encendidas soflamas de carácter religiosoy la Semana Santa suponía, en este contexto, una evidente herramienta de “reevangelización” de un pueblo que, por si fuera poco, sufría pérdidas y estrecheces a consecuencia del conflicto.Con este ánimo se encarga, primero en 1937 y después en 1938,al Presbítero Aurelio Calvo (no he encontrado datos de este clérigo) la elaboración de un trabajo documental sobre la Semana Santa de la provincia de León para su posterior retransmisión en Radio León. Recorre el mencionado trabajo las manifestaciones religiosas de algunas(no todas)de las  localidades de la provincia: León, por supuesto, Astorga y Sahagún. Así de importante ha sido siempre nuestra Semana Santa. Este trabajo periodístico, por suerte, está digitalizado y se puede leer en su integridadtal y como lo dejó escrito su autor.

 

   Inicia su trabajo el Presbítero haciendo una breve reseña de nuestra Villa, de su fundación e importancia histórica, para pasar luego a describir de manera exhaustiva nuestra Semana Santa. En esta descripción se encuentra el dato relevante que viene a esclarecer, al menos en parte, el misterio al que venimos refiriéndonos: “Existe en poder de los Hermanos una Regla antigua de esta Cofradía, escrita en pergamino o cuero. La aprobación está otorgada por el maestro Fray Gregorio de Quintanilla, por la gracia de Dios y de la Santa Sede Apostólica Abad del Monasterio Real de San Benito de la Villa de Sahagún y toda su abadía con propio y distinto territorio y Juez Ordinario en ella, de la Universidad de Salamanca, del Consejo de Su Majestad, etc. Tanto en el contenido de la Regla, como en el acta de aprobación, que va al final, no se ve la fecha, aunque al margen leemos el año 1649”.

 

  Fray Gregorio de Quintanilla fue elegido Abad del Monasterio (R. Escalona) en 1649 en una primera ocasión, siendo otra vez nombrado en 1661 hasta 1665, por lo que la fecha de aprobación concuerda con el mandato del Abad Quintanilla.

 

   Continúa el documento del Presbítero Calvo detallando algunos párrafos contenidos en  el Acta de Aprobación de la Regla fundacional: “habiendo visto y examinado esta Regla y capítulos hechos por los Cofrades de la Cofradía del Patriarca S. José y Jesús Nazareno de esta Villa de Sahagún nuevamente fundada y sita en la iglesia de San Laurencio de dicha Villa la aprobamos y damos por buena...”. En este punto hace una llamada y aclara cómo le fue facilitado el documento: “Este documento, así como algunos otros datos, nos han sido atentamente facilitados por un entusiasta y celoso sacerdote hijo de la Villa, a quien por ello quedamos sobremanera agradecidos” (fin de la llamada).

 

    El documento sigue con su relato de nuestras procesiones y tradiciones, las cuales son en su desarrollo, básicamente, las mismas que en la actualidad, y finaliza diciendo: “Los cultos que la antigua Hermandad de Jesús celebra durante el año, no finalizan en este día del Viernes Santo, sino que tienen su digno remate en la festividad del Patrono San José, la cual conmemoran los cofrades con grande solemnidad y fervor religioso. Precede una devota novena y el día de la fiesta tienen procesión, misa solemnísima y sermón en honra y loor al Santo Patriarca y padre del Divino Nazareno y Redentor Jesús. De ahí los títulos de la “Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Patrocinio de San José”. Poco después añade: “Dice la Santa Regla en el Capítulo 10: Item ordenamos que en el día de la festividad de Nuestro Patriarca San José, se hallen a la misa todos los Cofrades, y para que con más pureza se celebren, comulguen en ella todos por su orden, de dos en dos, comenzando los Oficiales.... y así sucesivamente como el nuestro Alcalde lo dispusiere... y el que no teniendo legítima causa, siendo avisado ocho días antes, dejare de comulgar, pague una libra de cera. Y si algún cofrade estuviese enfermo, sea avisado antes por el nuestro Mayordomo y Alcalde se disponga y recibirá el Santísimo Sacramento este día, conformándose en todo con su necesidad.- Ítem ordenamos que en este dicho día de la festividad de Nuestro Patriarca San José en que celebramos la fiesta principal, que las andas y la imagen de San José, insignias, estandartes y pendón se lleven por nuestros cofrades...” (Cap.11).

 

De todo lo anterior, por tanto, podemos colegir varias cosas:

 

    1.- Que en el año de 1649, a pesar de que pudiera existir con anterioridad, la Cofradía se refunda, y lo hace con el nombre que ha llegado hasta nuestros días: Cofradía de Jesús Nazareno y Patrocinio de San José. Así pues, podemos tomar esa fecha como la de inicio de la Cofradía tal y como la conocemos en la actualidad.

    2.-  Que en los años 30 del siglo pasado la Cofradía tenía en su poder la Regla fundacional y el Acta de Aprobación originales del año 1649, aunque el depositario de esos documentos fuera el sacerdote hijo de la Villa, que se los enseña al Presbítero Calvo.

    3.- Que como otras muchas cosas que han ocurrido en nuestro pueblo, esos documentos se han “extraviado” y hoy están en paradero desconocido. Una desgracia más que añadir a las muchas que, como pueblo, hemos sufrido durante nuestra historia.

   

    A la Cofradía le gustaría recuperar esos documentos, pero creo que será misión imposible.   

 

 

    Marzo 2014

 

                                                Alberto Gordo Castellanos

                                                Secretario de la Junta Directiva de la Cofradía de Jesús

                                                Nazareno y Patrocinio de San José  

Conoce mejor Sahagún